‘La técnica del crítico en trece tesis’

I. El crítico es un estratega entregado a la lucha literaria.

II. Quien no pueda tomar partido, que se mantenga en silencio.

III. El crítico no tiene la menor relación con el intérprete de épocas pasadas del arte.

IV. La crítica ha de hablar en el lenguaje propio del artista. Los conceptos del cenáculo son eslógans, y sólo en los eslógans resuena el griterío del combate.

V. La ‘objetividad’ se ha de sacrificar al espíritu de partido siempre que lo merezca la causa por la que se lucha.

VI. La crítica es un asunto moral. Si Goethe no comprendió ni a Hölderlin, ni a Kleist, ni a Beethoven, ni a Jean Paul, no fue debido a su concepción del arte, sino a su moral.

VII. Para el crítico, la instancia suprema son sus colegas. Nunca el público, y mucho menos la posteridad.

VIII. La posteridad olvida o ensalza. Sólo el crítico juzga en presencia del autor.

IX. La polémica consiste en aniquilar un libro con unas pocas de sus frases. Cuanto menos lo estudie el crítico, mejor. Sólo quien puede aniquilar puede criticar.

X. La auténtica polémica aborda un libro con tanto amor como un caníbal cocinándose un bebé.

XI. El entusiasmo artístico es ajeno al crítico. En sus manos, la obra de arte es un arma blanca en la lucha de los espíritus.

XII. Dicho en pocas palabras: el arte del crítico consiste en crear consignas sin traicionar por ello las ideas. Las consignas de una crítica deficiente malvenden el pensamiento en aras de la moda.

‘La técnica del crítico en trece tesis’, dins de ‘Calle de dirección única’, (1928), W. Benjamin

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s