La República mundial de les Lletres de Pascale Casanova

 “La numerosa presencia de grandes intermediarios transnacionales, de finos letrados y de críticos refinados es, dicho de otra forma, un índice importante de poder literario. Los grandes cosmopolitas (a menudo políglotas) son, en efecto, una especie de agentes de cambio, “cambistas” que se encargan de exportar de un espacio a otro textos cuyo valor literario, por ello, fijan. Valery Larbaud, gran cosmopolita y gran traductor, describía a las personas cultas del mundo entero como miembros de una sociedad invisible, los “legisladores”, en cierto modo, de la República de las Letras: “Existe una aristocracia abierta a todos, pero que en ninguna época ha sido numerosa una ristocracia invisible, dispersa, desprovista de señales exteriores, sin existencia oficial reconocida, sin diplomas y si credenciales, y, sin embargo, más brillante que ninguna otra; sin poder temporal, aunque, no obstante, dispone de una potencia considerable y posee tal naturaleza que a menudo ha dirigido el mundo y decidido el porvenir. De ella han salido los príncipes más auténticamente soberanos que la historia ha conocido, los únicos que años y, en ciertos casos, siglos después de su meutre dirigen las aciones de muchos hombres.” El poder específico de esta “aristocracia” artística sólo se mide, pues en términos literarios: su “potencia considerable” es la facultada completamente específica que le permite decidir lo que es literario, y consagrar con seguridad a todos aquellos a quienes designa como grandes escritores. Está investida del poder supremo de constituir el gran monumento de la literatura universal, de designar a quienes se convertirán enlos “clásicos universales”, es decir, quienes propiamente hablando “hacen la literatura” (…)

    Esta sociedad de personas cultas, prosigue Larbaud, “es una e indivisible a pesar de las fronteras, y la belleza literaria, pictórica y musical es para ella algo tan auténtico como la geometría euclidiana para el común de los espíritus. Una e indivisible porque es, en cada país, lo que hay a la vez de más nacional y de más internacional: de más nacional, porque encarna la cultura que ha agrupado y formado la nación, y de más internacional, porque sólo puede encontrar sus iguales, su nivel, su medio, entre las élites de las demás naciones[…]. De este modo, la opinión de un alemán lo bastante cultivado para conocer el francés literario coincidirá probablemente, sobre un libro francés cualquiera, con la opinión de la élite francesa y no con el juicio de los franceses menos cultos”. Esos grandes intermediarios, cuyo inmenso poder de consagración sólo se mide por su propia independencia, obtienen, por tanto, su autoridad de su pertenencia nacional, que es también, paradójicamente, garante de su autonomía literaria. Como ellos forman, según la descripción de Larbaud, una sociedad que ignora las divisiones políticas, lingüísticas y nacionales, se adecuan a la ley de la autonomía literaria construida contra las divisiones políticas y lingüísticas (universo uno en “indivisibles a pesar de las fronteras”, afirma Larbaud) y consagran los textos con arreglo al mismo principio de la indivisible unidad de la literatrua: al arrancarlos del las limitaciones y las compartimentaciones literarias, imponen una definición autónoma (Es decir, no nacional, internacional) de los criterios de la legitimidad literaria.

    Así se comprende el papel que desempeña la crítica como creadora de valor literario. Paul Valéry, que asigna al crítico el papel de experto encargado de evaluar los textos, emplea el término de “jueces”. Evoca a “esos expertos, esos aficionados inapreciables que, aunque no creasen las obras propias, creaban su verdadero valor; eran jueces apasionados, pero incorruptibles, para los cuales o contra los cuales era hermoso trabajar. Sabíen lerr: virtud que se  ha perdido. Sabían escuchar e incluso comprender. Sabían ver. Esto significa que lo que querían releer, volver a escuchar o revisar se constituía, mediante ese retorno, en valor sólido. El capital universal crecía con ello”.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s